ANCOSUR - Estos son los 1ros muebles que debes comprar para amoblar tu  depa

Estos son los 1ros muebles que debes comprar para amoblar tu depa

 

¡Por fin va a llegar el día en que vas a salir del nido, y encontrar tu independencia soñada! Has esperado tanto este momento que todo son dudas sobre qué cosas vas a necesitar o son imprescindibles. La vida no está para comprar al tuntún. Después de hacer incontables esfuerzos, ahora no puedes equivocarte con algo tan básico como los muebles. Por eso toma nota de las 6 piezas básicas que deberías comprar para empezar con buen pie, y enamorarte cada día un poquito más de tu nuevo depa. 

 Universo sofás

De 2 plazas, 3, en esquina, con chaiselongue... El espacio manda, pero no determina que tengas que elegir un sofá que no te gusta. Pasea (física o virtualmente) por las tiendas y compara. Te tiene que gustar (por supuesto), pero también debes asegurarte de que sea cómodo, y fácil de mantener. Importa si es desenfundable y si se puede lavar en la lavadora. ¡Ojo a la estructura, porque es la que resistirá esas largas sentadas viendo series o disfrutando de ricas siestas! ¿Y compensa comprarlo a medida? Sí cuando le pides que tenga un fondo determinado, que refuerce los lumbares, que el respaldo sea más alto... Ni que decir si tienes un pilar o una columna que molesta y ningún sofá "entra" en el hueco. Haz números y verás que no siempre son más caros los sofás a medida

Una cama rica 

A menudo nos enamoramos de un tipo de cabecero, unas mesitas, la ropa de cama... Pero lo más importante es que tengas un buen colchón y una base acorde a lo que hayas elegido. A partir de ahí, te puedes plantear un cabecero de obra (para exprimir el espacio y ahorrarte las mesitas), o incluso pasar de él instalando un precioso papel pintado. Seguidamente pondremos ¡ojo avizor! en el orden. ¿Dónde vas a guardar la ropa? ¿Tienes armarios empotrados? ¿Crees que te cabe uno? Sacrificar una habitación (si de momento estás solo) para convertirla en vestidor, es una decisión que no te va a pesar, y es algo que también se puede hacer con paciencia y poco a poco. Aprendiste a ahorrar para conseguir la casa, ahora toca seguir haciéndolo para convertirla en el hogar que sueñas. 

Una mesa ¡todo terreno! 

Mientras vas montando el resto de la casa, la mesa del comedor será tu centro de operaciones. A primera hora de la mañana te verá desayunar, después trabajar con el Pc y con suerte, terminar el día disfrutando de unas pizzas con los tuyos. Interesa que sea una buena mesa de materiales naturales. ¡Doble punto si la encuentras extensible! Redonda, cuadrada, rectangular... Manda el plano de la casa, y tu gusto personal. Arrimada a una pared o en el centro del salón, necesitarás sillas para completarla. ¡No las compres de plástico! En pocos meses sobrarán en tu vida y ¡dinero tirado! Compra 2 sillas de calidad que te enamoren este mes, el que viene (o en los meses futuros) otras 2. Y mientras tanto, completa con taburetes apilables. Grábatelo por undécima vez: calidad y comodidad son los primero. 

Muebles con capacidad 

Si no tienes armarios empotrados, tendrás que tirar con otras soluciones. Nuestro consejo es que no te gastes una fortuna en un armario que antes o después te va a pesar por su aspecto, y por no ser capaz de guardar como lo hace uno a media. Algunos burros y un par de cajoneras serán suficientes para guardar la ropa un tiempo. Invierte en pocos muebles y muy básicos, hasta que llegue el armario que necesitas en tu dormitorio, el pasillo o incluso el cuarto de baño. Ni se te ocurra comprar un modelo baratillo para salir del paso, porque si más adelante te horroriza ¡será carne de wallapop! Antes de eso, usa carritos con ruedas, estantes o cajas de madera, que luego podrás recolocar por la casa. Quizás tardes más tiempo, pero siempre será mejor un buen mueble resistente a la humedad, fácil de limpiar y de la medida perfecta, que otro que compraste por comprar. 

Electrodomésticos ¡pocos! (y buenos)

Tu madre vuelve a tener razón: lo barato siempre sale caro. No cometas el fatal error de principiante de comprar algo porque estaba de oferta. Si no tienes horno (de momento) ¡no pasa nada! Puedes ir tirando con un microondas (pero que sea bueno). Si no llega todavía el “pantallón” de TV soñado, te sigues apañando, con el portátil. Pero por favor invierte desde el principio en dos básicos: una nevera buena y una lavadora que no te de problemas... Al final lo que está en juego es que te gastes un dineral en reparaciones, o que cada dos por tres tengas que volver a invertir en cosas que son básicas y que además afectan a tu salud, tu bienestar y tu humor: descubrir que tienes que lavar a mano o que se ha vuelto a estropear la nevera (y estaba llena) siempre sienta mal. 

Escoge siempre un hogar saludable

Una vida más sostenible abarca tu salud y bienestar, y las decisiones que tomas en la vida. En lo relativo a tu casa, desde el principio invierte en muebles y otros productos más sostenibles. ¿Cómo? Comprando bombillas LEDgrifos de menos consumo, electrodomésticos eficientescisternas de doble carga. Antes de meter un mueble en casa averigua dónde se ha producido, con qué materiales... Elige siempre que puedas piezas fabricadas de manera artesanal (con materiales 100% sostenibles) y conseguirás un hogar con alma y en paz con el medio ambiente. No hay sensación más incómoda que estrenar piso y sentir que vives en un hotel. ¡Tan impersonal! Los muebles nos acompañarán muchos años, además los veremos a diario y nos recordarán las decisiones que tomamos. Por una vez no tengas prisa y si compras, hazlo bien (sobre todo ahora que es tan importante vivir a gusto en casa). 

¿te ayudo estos consejos? Te invitamos a seguirnos en nuestra red social: https://www.facebook.com/ancosurr